Seis consejos para prevenir los accidentes cerebrovasculares

Según  la Organización Mundial del Ictus (WSO, por sus siglas en inglés), organizadora del día anual de concienciación, el ictus es la principal causa de discapacidad en todo el mundo. La WSO dice que 1 de cada 4 personas sufrirá un accidente cerebrovascular a lo largo de su vida, y cada año más de 12 millones de personas en todo el mundo sufren accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, agrega que el 90% de los accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir abordando un pequeño número de factores de riesgo que son responsables de la mayoría de los accidentes cerebrovasculares.

Seis consejos para prevenir los accidentes cerebrovasculares

En vísperas del Día Mundial del Accidente Cerebrovascular o Ictus (29 de octubre), un experto del sistema de salud mundial Cleveland Clinic busca crear consciencia sobre cómo los cambios en el estilo de vida y el manejo de enfermedades pueden reducir significativamente el riesgo de accidente cerebrovascular de una persona.

Andrew Russman, DO, director Médico del Centro Integral de Accidentes Cerebrovasculares de Cleveland Clinic, brinda varios consejos sobre cómo reducir el riesgo de accidente cerebrovascular mediante un mejor manejo de las condiciones de salud existentes y también, mediante la implementación de cambios en el estilo de vida. “Estos consejos están interrelacionados, ya que la mayoría de los cambios en el estilo de vida también desempeñan un papel en la mejora del control de la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes, que aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular”, señala el Dr.  

  1. Reducir la hipertensión

La hipertensión no controlada, es decir, la presión arterial que está constantemente por encima de 130/80, es el factor de riesgo modificable más importante en el accidente cerebrovascular en todo el mundo. Además de los medicamentos, un paso importante para reducir la presión arterial es reducir el consumo de sal, incluso si no tiene presión arterial alta. “Recomendamos consumir no más de 2 g de sal al día. Aconsejo a mis pacientes que revisen las etiquetas de los alimentos y los sitios web nutricionales para conocer los niveles de sodio, ya que su ingesta suele ser mucho más alta de lo que creen”, añade.

  • Tenga cuidado con la diabetes

Es importante hacerse la prueba de la diabetes y, si se diagnostica, controlar bien la afección, dice el Dr. Russman. Explica que esta enfermedad causa el estrechamiento de los vasos sanguíneos pequeños, medianos y grandes del cuerpo, incluidos los vasos de los ojos, los riñones, el corazón y el cerebro. Debido a esto, la diabetes puede contribuir a una variedad de problemas vasculares, cardiovasculares y cerebrovasculares, incluido el accidente cerebrovascular. Además, para los pacientes que han sobrevivido a un accidente cerebrovascular, el riesgo de tener un segundo es tres veces mayor en aquellos pacientes cuya diabetes no está controlada.

El Dr. Russman dice que, como parte de su plan de tratamiento, las personas con diabetes deben controlar su afección a través de pruebas de HbA1C, que proporcionan una instantánea de tres meses de su control del azúcar en la sangre. “Recomendamos que estas personas apunten a un resultado de HbA1C de 7.0 o menos. Tomar los medicamentos recetados correctamente, cuidar su dieta, hacer ejercicio regularmente y seguir las recomendaciones de su proveedor de atención médica les ayudará a lograrlo”.

  • Tratar la fibrilación auricular

La WSO dice que la fibrilación auricular está asociada con uno de cada cuatro accidentes cerebrovasculares, y el Dr. Russman dice que estos accidentes cerebrovasculares tienden a ser más graves e incapacitantes que los accidentes cerebrovasculares asociados con otros factores de riesgo.

“La fibrilación auricular es una afección del ritmo cardíaco caracterizada por latidos cardíacos muy rápidos que no permiten que la cámara superior izquierda del corazón, la aurícula izquierda, se contraiga normalmente. En cambio, fibrila y revolotea para que la sangre no sea expulsada normalmente de la cámara. Cada vez que la sangre está estancada durante demasiado tiempo, puede formar un coágulo de sangre que puede viajar a otra parte del cuerpo. Este coágulo podría causar un accidente cerebrovascular al bloquear un vaso sanguíneo en el cerebro, privando a esa parte del cerebro del oxígeno y los nutrientes que necesita”, señala.

La fibrilación auricular es el trastorno del ritmo cardíaco adquirido más común en los adultos mayores, y su riesgo asociado está fuertemente relacionado con la edad. “Cuanto mayor sea, mayor será el riesgo de contraer la afección, también mayor será el riesgo de accidente cerebrovascular asociado con la afección”, dice el Dr. Russman. Se estima que hasta la mitad de todos los pacientes con una afección del ritmo cardíaco no son conscientes de ello. Sin embargo, una vez diagnosticada, la fibrilación auricular se puede tratar con un medicamento anticoagulante. Estos conllevan algunos riesgos, pero los beneficios los superan con creces en la gran mayoría de los pacientes.

  • Controlar los niveles de colesterol

Además de reducir los niveles altos de lipoproteínas de baja densidad (LDL) o colesterol “malo” a través de la dieta, por ejemplo, evitando las grasas saturadas, a las personas se les pueden recetar medicamentos con estatinas que reducen el riesgo futuro de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. El Dr. Russman dice que estos medicamentos, particularmente la rosuvastatina y la atorvastatina, pueden beneficiar a los pacientes más allá de simplemente reducir los niveles de colesterol, ya que también parecen reducir la inflamación y estabilizar la acumulación de placa en los vasos sanguíneos.

  • Deja de fumar

Cualquier tipo de tabaquismo se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares, y está fuertemente asociado con el endurecimiento acelerado de las arterias y el estrechamiento de los vasos sanguíneos en el cerebro, el corazón y otros lugares. Por lo tanto, se recomienda dejar de consumir nicotina por completo para reducir significativamente su riesgo a largo plazo de una multitud de enfermedades.

  • Adopta un estilo de vida saludable

Se recomienda seguir un plan de alimentación bajo en grasas saturadas y sodio, y evitar el consumo excesivo de alcohol y cafeína. La actividad física regular también es importante, ya que puede reducir el riesgo de accidente cerebrovascular directamente, pero también indirectamente, ya que ayuda a reducir la presión arterial alta y los niveles de azúcar en la sangre. El ejercicio también puede ayudar a reducir el estrés, al igual que otras actividades como la meditación o la respiración profunda, lo cual es importante ya que el estrés hace que el cuerpo libere sustancias químicas que pueden aumentar la presión arterial, afectar las hormonas y elevar los niveles de azúcar en la sangre.

Fuente: Josselyn Orquera / ATREVIA

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.