Programa de limpieza costera contribuye al desarrollo sostenible de las Islas Galápagos

Las islas Galápagos albergan alrededor de 3.000 especies marinas, entre ellas tortugas, delfines y peces tropicales, que la convierten en una de las zonas protegidas más extensas de mayor diversidad biológica del mundo. Sin embargo, su entorno no es ajeno a una problemática mundial que afecta directamente a su preservación: los residuos plásticos marinos.

Cada año 8 millones de toneladas de residuos plásticos acaban en las costas y mares, representando una amenaza para nuestra biodiversidad. Preocupados por la conservación del ecosistema, en mayo de este año, el gobierno ecuatoriano, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Financiera de Desarrollo de Estados Unidos (DFC), completó el mayor canje de deuda por naturaleza hasta ahora realizado en el mundo, permitiéndole asignar recursos para la protección marina a largo plazo, así como promover una mayor sostenibilidad y mejorar la calidad de vida de sus pobladores. Con este acuerdo, se genera un ahorro de 1.100 millones de dólares en deuda para el país y con ello invertirá 450 millones para la protección de las Islas Galápagos.

Esta resolución, se alinea al propósito de la Compañía Coca-Cola, de refrescar al mundo y hacer la diferencia. Es así como desde el 2004, el Programa de Limpieza Costera de la Fundación Coca-Cola Ecuador trabaja por la conservación y cuidado de los océanos, promoviendo la recolección de desechos de áreas marinas y costeras protegidas de las Islas Galápagos y del Ecuador Continental, para conservar la biodiversidad, mitigar los impactos provocados por los desechos marinos y generar conciencia en las comunidades sobre la importancia de un adecuado manejo de los residuos.

El programa, que desde 2016 se desarrolla a través de la alianza interinstitucional entre el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (MAATE), la Dirección del Parque Nacional Galápagos, Conservación Internacional Ecuador (CI-Ecuador) y la Fundación Coca-Cola Ecuador (FCCE), durante los últimos 19 años ha recolectado más de 255.000 kg de desechos, con la participación de más de 13.000 voluntarios.

Para Xavier Chalén, Director del Programa Marino y Costero de Conservación Internacional Ecuador, “el problema de la basura marina solo se puede solucionar si trabajamos conjuntamente entre el Estado, la empresa privada, las organizaciones y las comunidades locales. Por eso, estamos muy orgullosos de anunciar que solo en lo que va del año, se han recolectado 18.258 kg de desechos y aún no hemos terminado. Cada jornada de limpieza es un logro para nosotros, pero realmente festejaremos cuando encontremos menos basura en las playas”.

El Programa de Limpieza Costera además se une a la celebración del Día Mundial de la Limpieza, que se celebra el sábado 16 de septiembre y que significa el movimiento cívico más grande del mundo para limpiar el planeta. De esta forma, según el plan del programa, se prevé realizar las últimas limpiezas del año en las islas Santa Cruz, San Cristóbal e Isabela.

Para la Compañía Coca-Cola Ecuador es fundamental tomar acciones urgentes con relación a la problemática de la basura marina en los océanos del Ecuador. “El Programa de Limpieza Costera, impulsado por la Fundación Coca-Cola de Ecuador (FCCE), forma parte de la visión global de la Compañía de alcanzar un “Mundo Sin Residuos”, iniciativa que busca recolectar y reciclar para el año 2030, el equivalente al 100% de los envases que se ponen en el mercado. En este sentido, promovemos acciones que contribuyan a que los desechos desaparezcan de las costas marinas, e impulsamos el reciclaje como tratamiento para la recolección de residuos sólidos”, mencionó Paola Palacios, Gerente de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad para Coca-Cola de Ecuador y Perú  

Un trabajo más allá de la limpieza

Como parte de la visión holística de “Un Mundo sin residuos”, la Compañía promueve la economía circular a través de un portafolio de bebidas retornables como una alternativa ecoeficiente y amigable con el planeta.  Además, son una solución ideal y asequible para los consumidores que velan por la sustentabilidad, al tiempo que ofrece comodidad. Dentro de su estrategia global, la compañía tiene como meta garantizar que al 2030, al menos el 25% de su portafolio sea retornable. En Ecuador, este compromiso es muy fuerte, por lo que esta cifra ya fue superada en más del 30%.

Estos empaques se recuperan y reutilizan, asegurando la inocuidad e integridad, tanto del producto como del envase, cumpliendo con los más altos estándares internacionales de calidad y seguridad, al pasar por un estricto proceso de desinfección para así eliminar cualquier contaminante. Una botella retornable, en promedio, puede ser reutilizada aproximadamente de 10 a 15 veces en el caso de las botellas de plástico retornable y en vidrio, hasta 25 veces. Al finalizar su vida útil son recicladas en un nuevo envase o en otros productos, lo cual contribuye a reducir los residuos.

La propuesta de productos retornables se alinea a iniciativa Global Plastic Action Partnership (GPAP) del Foro Económico Mundial (WEF) de la cual Ecuador forma parte y establece acciones para construir un mundo más sostenible e incluyente a través de la erradicación de la polución por plásticos.

De esta manera, la compañía Coca-Cola busca reducir la problemática en torno a los empaques y manejo de desechos marinos a través de su estrategia de crecer con conciencia, ratificando su compromiso firme con el planeta y la comunidad. Además, el Programa de Limpieza Costera seguirá trabajando por el cuidado y la conservación de los océanos y costas ecuatorianas.

Fuente: Carolina Casanova / ASSISTEC

Virtono

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *