Patrica: El pueblo italiano que lucha por revivir sus casas a un euro

Lazos familiares rotos y viviendas en ruinas obstaculizan los planes de repoblación de este enclave medieval.

Patrica: El pueblo italiano que lucha por revivir sus casas a un euro

En un intento por revertir el éxodo que ha dejado decenas de edificios abandonados, el pequeño pueblo de Patrica, situado al sur de Roma, ha intentado sumarse a la tendencia de vender casas por un euro. Sin embargo, su alcalde se ha topado con numerosos obstáculos que dificultan la realización de este ambicioso proyecto.

Ubicado en una meseta rocosa que domina el valle del Sacco, Patrica es un idílico pueblo medieval que alberga apenas 3.000 habitantes. A principios del siglo XX, muchas familias abandonaron sus hogares en busca de un futuro mejor, dejando tras de sí un rastro de propiedades vacías que se fueron degradando con el paso de las décadas.

En un intento por revitalizar este lugar agonizante, el alcalde Lucio Fiordaliso decidió emular el éxito de otras localidades italianas que lograron atraer nuevos residentes ofreciendo casas abandonadas a precios simbólicos. No obstante, su plan de viviendas a un euro ha tropezado con una serie de complicaciones.

La primera dificultad radica en la necesidad de obtener el consentimiento de los propietarios originales o sus herederos para poder poner a la venta estas propiedades en ruinas. En muchos casos, las antiguas casas se encuentran divididas entre varios familiares, algunos de los cuales viven en el extranjero o mantienen disputas personales, lo que hace casi imposible llegar a un acuerdo.

“La enajenación de posibles viviendas de un euro se enfrentó a un callejón sin salida, ya que la mayoría de los familiares que compartían la misma propiedad estaban enfrentados entre sí por motivos personales o no se ponían de acuerdo sobre la venta”, explica Fiordaliso.

Además, algunas de las viviendas abandonadas se encuentran en tal estado de deterioro que resultan prácticamente inhabitables, lo que desalienta a los posibles compradores. Gianni Valleco, vecino de Patrica, intentó vender la antigua casa de sus padres, pero rápidamente se dio cuenta de que estaba demasiado dañada como para ser una opción viable.

A pesar de estos obstáculos, el alcalde no pierde la esperanza y ha puesto en marcha nuevas iniciativas para atraer a potenciales residentes. Recientemente, el municipio financió la renovación de las fachadas de algunos palacios antiguos, lo que animó a varios vecinos a remodelar sus propias casas familiares abandonadas.

Además, se han introducido exenciones fiscales y créditos para quienes decidan abrir un negocio en el casco antiguo, lo que ya ha dado lugar a la apertura de dos nuevas pensiones y un restaurante.

Aunque el interés de extranjeros, especialmente estadounidenses, por adquirir propiedades en Patrica es palpable, muchos optan por viviendas listas para ocupar o que requieren mínimas reformas, en lugar de embarcarse en costosas rehabilitaciones de edificios en ruinas.

Pese a los retos, Fiordaliso sigue dispuesto a negociar con familiares enfrentados para intentar sacar adelante su plan de repoblación a través de la venta de casas a precios simbólicos. El futuro de este encantador pueblo medieval depende en gran medida de su capacidad para superar los obstáculos y revivir su patrimonio arquitectónico abandonado.

Fuente: prensa.ec

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.