Países latinoamericanos conformaron la Red de Estados para la Transformación de los Sistemas Alimentarios y una Mejor Nutrición

El evento, que se realizó de forma híbrida y presencial, ocurrió la semana pasada en México. La red quedó conformada por 14 países de la región.

Países latinoamericanos conformaron la Red de Estados para la Transformación de los Sistemas Alimentarios y una Mejor Nutrición

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en colaboración con el gobierno mexicano a través de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF Nacional), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Panamericana/Mundial de la Salud (OPS/OMS), con aliados claves como el Instituto Nacional de Salud Pública de México (INSP) y el Frente Parlamentario contra el Hambre – Capítulo México, se unieron para conformar la “Red Latinoamericana de Estados para la Transformación de los Sistemas Alimentarios y una Mejor Nutrición”.

La misión principal de esta red es impulsar el desarrollo e implementación de políticas internacionales basadas en evidencia, destinadas a abordar las raíces de la malnutrición en todas sus formas, a través de la promoción de sistemas agroalimentarios sostenibles.

Catorce países de la región participaron en los primeros pasos de la conformación de la red, que actualmente incluye a Argentina, Barbados, Belice, Brasil, Chile, Colombia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Panamá, Perú y Uruguay.

La Red Latinoamericana de Estados para la Transformación de los Sistemas Alimentarios y una Mejor Nutrición será un espacio para el diseño, planeación e implementación de políticas intersectoriales que contribuyan a la transformación hacia sistemas alimentarios sostenibles, donde se genere acción coordinada de control de productos comestibles ultraprocesados y de las estrategias para articular cadenas agroalimentarias desde la producción agroecológica de alimentos, y se establezcan acciones para la prevención y control de la malnutrición por todas sus causas.

Además, permitirá demostrar el compromiso de los países en la región a enfrentar los problemas de malnutrición en todas sus formas, y los determinantes relacionados con los sistemas agroalimentarios. 

Según el Panorama regional de la seguridad alimentaria y la nutrición en América Latina y el Caribe de 2023, la prevalencia del hambre disminuyó al 6,5%, afectando a 43,2 millones de personas. Sin embargo, persisten preocupaciones, como el aumento del sobrepeso en niños menores de 5 años (8,6%) y la obesidad en adultos (24,2%). Estos problemas afectan tanto a áreas urbanas como rurales. La región enfrenta un alto costo para mantener una dieta saludable, con un promedio diario de USD 4,08 por persona, impactando a una de cada cinco personas que no pueden acceder a alimentos nutritivos.

Daniela Godoy Gabler, Oficial Principal de Políticas FAO Américas e integrante de la red, destacó: “Priorizar políticas alimentarias sostenibles es crucial, desde apoyar a la agricultura familiar hasta promover acceso económico a dietas saludables. Estas estrategias son clave para mejorar la nutrición y seguridad alimentaria en comunidades vulnerables. La cooperación regional y la investigación basada en evidencia son pilares para políticas alimentarias efectivas. Desde etiquetados frontales en alimentos hasta restricciones publicitarias. Es crucial trabajar juntos para promover hábitos alimenticios saludables y sostenibles”.

Por su parte Ruy López Ridaura, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, mencionó: “Representantes de diversos sectores, incluyendo gobiernos, agencias internacionales y entidades académicas, colaboran para abordar los desafíos alimentarios en América Latina. Se destaca la necesidad urgente de fortalecer políticas públicas y establecer un marco regulatorio regional. El enfoque principal es crear una red integral para transformar el sistema gubernamental y abordar problemas como la obesidad y las deficiencias nutricionales. El objetivo compartido es impulsar un sistema alimentario justo, saludable y sostenible. Este esfuerzo busca impactar no solo a nivel regional, sino también a nivel global en el futuro”.

Para finalizar, Nuria Fernández Espresate, Titular del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de México, subrayó la imperante necesidad de revitalizar las tradiciones alimentarias de los pueblos originarios en América Latina. Hizo hincapié en la urgencia de mejorar la situación de la alimentación escolar en comunidades aisladas, abogando por la utilización eficiente de recursos gubernamentales mediante la preferencia de compras a pequeños productores y empresas sostenibles. El llamado a la acción incluyó la promoción de etiquetados frontales y una campaña contra el consumo de refrescos azucarados como medidas clave para enfrentar la crisis alimentaria. Este enfoque integral busca establecer prácticas más saludables en los sistemas alimentarios, desde la producción hasta el consumo.

Fuente: Maria Benedetta Calvelli – FAO

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.