Las nuevas vacunas de ARNm ofrecen una nueva esperanza para enfermedades como la gripe, el cáncer, el VIH

En el marco del Día Mundial de la Salud, la Industria Farmacéutica de Investigación e Innovación (IFI) resalta los logros alcanzados de la mano de la ciencia y las alianzas entre los actores del Sector Salud para el tratamiento y prevención de graves amenazas al bienestar y desarrollo de las personas y las sociedades a nivel mundial, destacando los enormes avances en el campo de enfermedades prevenibles por vacunación en los últimos 50 años, como una contribución fundamental al pleno ejercicio del derecho a la salud para todos.

Las nuevas vacunas de ARNm ofrecen una nueva esperanza para enfermedades como la gripe, el cáncer, el VIH

En las últimas cinco décadas se han desarrollado vacunas para prevenir 26 enfermedades; y, hoy por hoy, gracias a la vacunación se previenen a nivel mundial aproximadamente 30 enfermedades, lográndose erradicar la viruela, estar muy cerca de erradicar la polio y alcanzar avances significativos en la reducción de las infecciones por sarampión.

La innovación de la industria biofarmacéutica, representada en Ecuador por IFI, ha permitido el desarrollo de vacunas para prevenir enfermedades como el sarampión, las paperas, la rubéola, la hepatitis A y B, la varicela, la neumonía, la influenza, entre otras.

Alvaro Maldonado, Presidente Ejecutivo de IFI, señala que “las vacunas pueden ayudar a proteger a las personas en todas las edades y etapas de la vida, prevenir emergencias sanitarias mundiales y proporcionar herramientas vitales contra amenazas a la salud”.

En el campo de la prevención, las vacunas contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) constituyen un ejemplo emblemático, ya que pueden ayudar a prevenir hasta el 90% de los casos de cáncer cervicouterino. Esto abre la esperanza de que el cáncer de cuello uterino pueda ser el primer cáncer eliminado.

Actualmente, la industria biofarmacéutica de investigación y desarrollo (I+D) está trabajando en el diseño de vacunas terapéuticas contra el VPH que impidan que se presente el cáncer en las mujeres previamente infectadas. Estas vacunas funcionan mediante la estimulación del sistema inmunitario para que éste ataque específicamente a las células infectadas y las destruya.

Las vacunas no solo salvan vidas y mejoran la salud individual, sino que también proporcionan protección comunitaria. Sin embargo, es importante destacar que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) registra que uno de cada cinco niños todavía no recibe vacunas de rutina que podrían salvarles la vida.

Innovación futura

Las nuevas vacunas de ARNm ofrecen una nueva esperanza para enfermedades como la gripe, el cáncer, el VIH, la rabia y la malaria. Funcionan enseñando a las células que absorben la vacuna a producir proteínas que estimulan una respuesta inmunitaria contra estas mismas proteínas cuando aparecen en virus o en células tumorales. Las vacunas de ARNm ofrecen un diseño rápido y flexible, son más seguras de producir y cuestan menos en comparación con los métodos tradicionales de fabricación de vacunas.

Maldonado dice que desde la industria biofarmacéutica de innovación se está explorando cómo se podría usar la tecnología de vacunas para tratar (no solo prevenir) enfermedades. Por ejemplo, las vacunas de ARNm también podrían ser un tratamiento contra el cáncer al entrenar el sistema inmunológico para combatir los cánceres difíciles de tratar. Adicionalmente, la industria siempre está trabajando en mejorar las vacunas existentes, para que funcionen aún más efectivamente y protejan por más tiempo: esto incluye vacunas contra la meningitis, la neumonía, la gripe y la tuberculosis.

La inmunización es un componente vital de la atención primaria de salud, que beneficia tanto a la salud y bienestar integral de las personas, como también al avance de los países. Cada minuto, las vacunas salvan más de 5 vidas, evitando casi 3 millones de muertes al año en el mundo.  Además, las vacunas son una de las inversiones más rentables en salud: se estima que por cada dólar invertido en vacunación en países de ingresos bajos y medios entre 2021 y 2030, se ahorrarán USD 21 en costos de atención médica, salarios y de productividad perdida debido a enfermedades y muertes. “Las vacunas pueden ahorrarle al sistema de salud entre 10 y 16 veces más de lo que cuestan”, afirma Maldonado.

La inversión en vacunas ha permitido en el Ecuador eliminar graves enfermedades como el sarampión, la rubeola y la poliomielitis; y se han mantenido bajo control la difteria, tosferina, parotiditis, hepatitis B, rotavirus, fiebre amarilla, varicela, entre otras; contribuyendo con esto a la salud de la población y a la economía ecuatoriana.

La vacunación masiva contra el COVID19 ha sido fundamental para reducir las muertes y controlar su propagación, posibilitando la reactivación económica del país.

Las vacunas continúan siendo la tecnología médica más segura, eficaz y rentable para los países jamás desarrollada, y la Industria Farmacéutica de Investigación (IFI) y sus empresas socias están comprometidas con seguir fortaleciendo la innovación en prevención a través de la I+D en vacunas y continuar colaborando con los gobiernos, la sociedad civil y los responsables de políticas de salud para garantizar que los beneficios de la vacunación lleguen a todos, sin importar su género o su ubicación geográfica.

Apoyar al país para que su programa de inmunización sea exitoso, debe se una prioridad de todos los actores de salud para que los beneficios de la innovación en vacunas se aproveche y podamos avanzar hacia el ejercicio pleno del derecho a la salud, eje de la celebración del Día Mundial de la Salud 2024.

Fuente: Verónica Dávalos

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.