La tormenta geomagnética que nos hizo mirar al cielo: descubriendo el misterio detrás de las auroras

La noche del 10 al 11 de mayo de 2024, las redes sociales se llenaron de imágenes impresionantes de auroras boreales y australes que se presentaron en lugares inesperados, como Argentina, Chile y África. ¿Qué hay detrás de esta espectacular visión celestial? La respuesta se encuentra en la interacción entre el Sol, la ionosfera y el viento solar, que combinan para generar la energía en forma de luz que nos llega desde el Sol.

La tormenta geomagnética que nos hizo mirar al cielo: descubriendo el misterio detrás de las auroras

La actividad solar es un fenómeno que ha sido estudiado por científicos durante siglos. El Sol es una estrella que, como todas las demás, tiene un ciclo de actividad que incluye erupciones solares y eyecciones de masa coronal. Estas explosiones de partículas cargadas viajan hacia la Tierra a través del viento solar, que es una corriente de partículas que rodea el planeta. Cuando estas partículas interactúan con la ionosfera, que es la capa superior de la atmósfera, se generan los colores que vemos en las auroras.

La ionosfera es una región de la atmósfera que se encuentra entre 50 y 600 kilómetros de altura y es dominada por el campo magnético terrestre. Allí, los átomos de oxígeno y nitrógeno se encuentran en un estado excitado debido a la interacción con el viento solar. Cuando estos átomos se relajan, emiten luz en diferentes longitudes de onda, lo que da lugar a los colores que vemos en las auroras.

Datos relevantes

  • El Sol registra una actividad solar que varía en un ciclo de 11 años. La actividad solar aumenta y disminuye en un ciclo que se llama ciclo solar.
  • Las erupciones solares y las eyecciones de masa coronal son responsables de la geotormenta que se experimenta en la Tierra.
  • La ionosfera es una región de la atmósfera que se encuentra entre 50 y 600 kilómetros de altura y es dominada por el campo magnético terrestre.
  • Los átomos de oxígeno y nitrógeno se encuentran en un estado excitado debido a la interacción con el viento solar.
  • La energía en forma de luz que nos llega del Sol se debe a la interacción entre el Sol, la ionosfera y el viento solar.

La tormenta geomagnética que nos hizo mirar al cielo es un fenómeno que se debe a la interacción entre el Sol, la ionosfera y el viento solar. La actividad solar es un fenómeno que ha sido estudiado por científicos durante siglos y es responsable de la geotormenta que se experimenta en la Tierra. Las auroras boreales y australes son un espectáculo celestial que nos recuerda la belleza y la complejidad del universo que nos rodea.

Fuente: Prensa.ec

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.