Irregularidades en el Sector Eléctrico amenazan con nuevos apagones en Ecuador

Funcionarios anteponen intereses personales a necesidades del país

El reciente anuncio del Gobierno Nacional sobre el adelanto de la época de estiaje y la necesidad de importar electricidad, luego de haber realizado millonarias inversiones para convertir al país en exportador, ha encendido las alarmas sobre posibles irregularidades que estarían propiciando una crisis energética.

En diálogo con el canal digital prensa.ec en Portadas, el analista económico José Alvear Campodónico, puntualiza que el problema radica en que los actuales funcionarios públicos del sector eléctrico anteponen sus intereses particulares a los intereses del país, en lugar de garantizar el servicio a los ciudadanos.

Campodónico señala que el gerente de la Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC-EP), Gonzalo Uquillas, en vez de invertir 80 millones de dólares en dar mantenimiento a las termoeléctricas para evitar el fantasma de los apagones, realizó una contratación direccionada de barcazas turcas generadoras de energía con fuel oil, el combustible más contaminante.

Esto provocará un incremento en el precio del kilovatio hora de 10 a 16 centavos para los usuarios, además de graves daños ambientales. Asimismo, se adquirieron a sobreprecio 32 generadores de energía obsoletos a un intermediario en Corea, con un costo de 65 millones de dólares, cuando pudieron conseguirse directamente con la empresa por menor valor.

El analista advierte que estas irregularidades configuran un posible delito de abuso de confianza, por lo que presentará las respectivas denuncias ante Fiscalía y Contraloría para que investiguen los procesos de contratación. A criterio de Campodónico, el gobierno deliberadamente ha descuidado el mantenimiento de las centrales termo e hidroeléctricas, y obstaculizado el ingreso de inversiones privadas en generación, para crear un problema y justificar compras de emergencia para beneficio de ciertos grupos.

Considera urgente diversificar las fuentes renovables, impulsar proyectos de ciclo combinado a gas natural, y reformar la matriz energética obsoleta basada en derivados de petróleo, que además de ineficiente es altamente contaminante. Igualmente, flexibilizar normas que permitan alianzas público-privadas, ante la falta de recursos estatales.

De no implementarse estos cambios, se calculan pérdidas por sobre 2.000 millones de dólares para el sector productivo y perjuicios generalizados a la población por los anunciados apagones. Por ello, es imperativo investigar y sancionar severamente cualquier indicio de corrupción, para sentar precedentes que desalienten estas malas prácticas.

El país no puede seguir pagando la ineficiencia estatal y la codicia de grupos de poder. Es tiempo de exigir transparencia y rendición de cuentas a las autoridades, y construir un sector eléctrico moderno y eficiente mediante la participación mixta público-privada, que provea energía barata y confiable para impulsar el desarrollo nacional.

Fuente: Portadas | prensa.ec


Virtono

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *