Explorando Tikal: El Machu Picchu Maya

Adéntrate en el corazón de la selva de Petén, Guatemala, y descubre un tesoro arqueológico que rivaliza con la grandeza de Machu Picchu. En el Parque Nacional Tikal, se encuentra una metrópolis maya que floreció desde el siglo VI a.C. hasta el X d.C., una joya cultural y natural reconocida por su imponente arquitectura y su biodiversidad.

Explorando Tikal: El Machu Picchu Maya

Situado en el vasto expanse de la selva de Petén, el Parque Nacional de Tikal es un testimonio vivo de la grandeza de la civilización maya. Desde su descubrimiento en 1839 por John Lloyd Stephens y Frederick Catherwood, este sitio ha permanecido envuelto en el misterio y la majestuosidad de la naturaleza. Su estado prístino lo convierte en uno de los complejos arqueológicos mejor conservados del mundo, compartiendo el reconocimiento global con el icónico Machu Picchu inca.

La antigua ciudad de Tikal, con su ordenada estructura política y su profunda comprensión del cosmos, alcanzó su apogeo entre los siglos III y IX d.C. Con una población de 125,000 habitantes y más de 5000 edificios prehispánicos, Tikal representa la cúspide del arte y la arquitectura maya. Aunque solo un pequeño porcentaje de estos monumentos ha sido restaurado, la grandeza de Tikal aún se revela en la imponente presencia de templos como el Gran Jaguar y el Templo de las Máscaras.

El Parque Nacional Tikal, con casi 600 kilómetros cuadrados de extensión, ofrece una visión completa de la vida en una ciudad maya. Desde majestuosas pirámides hasta complejos de juegos de pelota y plazas ceremoniales, cada rincón de Tikal cuenta una historia de esplendor y tradición. No hay mejor manera de experimentar la magia de Tikal que presenciar el amanecer en la selva. Las excursiones organizadas te llevan a través de la oscuridad de la noche hasta la cima de un templo, donde podrás ver cómo el sol ilumina la grandeza de la antigua ciudad maya.

  • Tikal fue declarado Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la Humanidad en 1979.
  • El Parque Nacional Tikal alberga una increíble variedad de flora y fauna, incluyendo especies en peligro de extinción como el jaguar y el tapir.
  • La visita al amanecer en Tikal ofrece una experiencia inolvidable, con la oportunidad de presenciar la majestuosidad de la selva en su momento más tranquilo.

Fuente: Prensa.ec

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.