En 1955, Thomas Harvey robó el cerebro de Albert Einstein

La extraordinaria odisea del cerebro de Albert Einstein ha desconcertado a la humanidad durante décadas. Desde su controvertida extracción hasta su inesperado destino final, esta historia rocambolesca despierta fascinación y cuestionamientos sobre los límites de la ciencia y la moral.

En 1955, Thomas Harvey robó el cerebro de Albert Einstein

En el amanecer del 18 de abril de 1955, el mundo perdía a uno de sus más grandes genios, Albert Einstein, pero lo que sucedió después de su muerte desafiaría las expectativas de todos. Thomas Harvey, el patólogo encargado de la autopsia del científico, protagonizaría un acto que marcaría un hito en la historia: el robo del cerebro más célebre del mundo.

Bajo el pretexto de la investigación científica, Harvey conservó el cerebro de Einstein sin el consentimiento de su familia, desatando una polémica que perduraría décadas. A pesar de su despido del Hospital de Princeton, Harvey persistió en su empresa, disecando el cerebro en 240 fragmentos que guardó celosamente en su hogar.

La odisea del cerebro de Einstein continuó mientras Harvey buscaba neurólogos dispuestos a estudiar su tesoro, enfrentándose al escepticismo y al rechazo. Su vida se sumió en la desolación, abandonado por su esposa y enfrentando el desdén de la comunidad científica. Sin embargo, su persistencia atrajo la atención del periodista Steven Levy, quien reveló al mundo la existencia del inusual “trofeo” de Harvey.

A través de décadas turbulentas, el cerebro de Einstein fue objeto de múltiples estudios y especulaciones, hasta que finalmente encontró reposo en el Museo Nacional de Salud y Medicina del Ejército de Estados Unidos en 2013. Los hallazgos revelaron peculiaridades neuroanatómicas que desafiaban la comprensión convencional, destacando la extraordinaria naturaleza de este órgano singular.

  • El cerebro de Einstein fue conservado en 240 fragmentos por Thomas Harvey.
  • El patólogo enfrentó la incredulidad y el rechazo de la comunidad científica.
  • Estudios posteriores revelaron peculiaridades anatómicas sorprendentes en el cerebro de Einstein.
  • El Museo Nacional de Salud y Medicina del Ejército de Estados Unidos alberga actualmente los restos del cerebro de Einstein.

Fuente: Prensa.ec

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.