El vínculo entre el cannabis y la psicosis: una investigación en curso

Un estudio pionero busca dilucidar los efectos del consumo de marihuana en la percepción de la realidad

Richard Rodríguez, un psicólogo clínico

En un esfuerzo por entender los efectos del cannabis en el comportamiento y pensamiento humano, Richard Rodríguez, un psicólogo clínico de 34 años, está llevando a cabo una investigación innovadora. Este estudio, realizado en colaboración entre la Facultad de Psicología de la Universidad de la República y la Universidad de Sevilla en España, busca determinar si el consumo de marihuana puede provocar síntomas clínicos atenuados que den cuenta de sutiles alteraciones en la percepción de la realidad.

Rodríguez, quien ya ha completado una maestría y está en camino de obtener su doctorado en Psicología, ha estado trabajando con pacientes con psicosis durante los últimos seis años. A lo largo de su carrera, ha observado una correlación entre el consumo de marihuana y la aparición de episodios psicóticos en sus pacientes. Esta observación fue el catalizador para su actual investigación.

La idea central de su estudio es que el consumo de marihuana puede generar una ‘neorrealidad’, un error en el juicio de la realidad donde uno comienza a establecer inferencias, conclusiones o asociaciones a partir de estímulos externos e internos. Este estado mental alterado puede ser un precursor de un brote psicótico clínicamente clasificado.

Richard Rodríguez, un psicólogo clínico

Para ayudar a identificar a las personas en riesgo de desarrollar psicosis, Rodríguez y su equipo utilizan el término “Estados mentales de alto riesgo” (EMAR), que se refiere a las personas con síntomas atenuados o subumbrales. Se estima que el 7% de la población estaría en este grupo. El objetivo es llegar a este grupo y poder intervenir antes de que ocurra un brote psicótico.

Aunque no hay un consenso general, existe evidencia en publicaciones arbitradas que asocian el consumo de marihuana con la aparición de síntomas psicóticos. La investigación de Rodríguez busca confirmar esta hipótesis recolectando datos de uruguayos en todo el país.

El trabajo de campo comenzó en abril y se hará un seguimiento de los casos estudiados durante dos años. Estadísticamente, se sabe que aproximadamente el 30% de las personas EMAR transitan una psicosis en dos o tres años si no se interviene antes.

El THC (tetrahidrocannabinol), uno de los componentes más conocidos de la marihuana, es el principal generador de estos efectos. En contraste, el CBD (cannabidiol) compensa y mejora estos síntomas. Sin embargo, el problema es que la marihuana que se consume actualmente tiene cada vez menos CBD y más THC.

La investigación de Rodríguez busca responder a la pregunta: ¿El consumo de marihuana genera un estado mental de alto riesgo? Solo el tiempo y los resultados de su estudio podrán responder a esta pregunta.

Fuente: prensa.ec

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.