El día que Chicago ardió: el trágico Gran Incendio que dejó 300 muertos y destruyó la ciudad

Hace 150 años, en octubre de 1871, un voraz incendio se propagó por Chicago, arrasando con gran parte de la ciudad y dejando cerca de 300 víctimas fatales.

La fecha del 8 de octubre de 1871 quedaría marcada a fuego en la historia de Chicago. Esa noche, mientras la ciudad dormía, se declaró un pequeño incendio en el sector sudoeste, cerca de las actuales calles De Koven y Jefferson.

Inicialmente, el incendio no llamó la atención de los habitantes, acostumbrados a que los focos de fuego fueran controlados rápidamente. Pero esta vez, las condiciones climáticas y urbanas provocaron la tormenta perfecta para convertirlo en una tragedia de proporciones bíblicas.

Chicago era una urbe en pleno crecimiento, con miles de edificios y viviendas de madera altamente inflamables. A esto se sumó que el verano y otoño habían sido muy secos, por lo que el incendio encontró abundante combustible para propagarse.

Los bomberos trataron de sofocar las llamas, pero los fuertes vientos provenientes del lago Michigan, con ráfagas de hasta 130 km/h, actuaron como soplidos de un fuelle gigante, extendiendo el fuego por toda la ciudad.

En pocas horas, el incendio estaba fuera de control. Las viviendas de madera ardían como cerillas, alimentando las llamas y las brasas que volaban por los aires encendiendo nuevos focos de fuego.

Para la madrugada del 9 de octubre, gran parte de Chicago era una gigantesca hoguera que iluminaba el cielo nocturno y lanzaba espesas columnas de humo negro. El estruendo de los edificios derrumbándose era ensordecedor.

Al amanecer, la ciudad estaba irreconocible. Más de 3 kilómetros cuadrados con 17.500 edificios habían sido reducidos a cenizas y escombros humeantes. Las pérdidas materiales superaron los 200 millones de dólares, una cifra astronómica para la época.

Pero lo más trágico fueron las víctimas mortales. Casi 300 personas perdieron la vida o quedaron sepultadas entre los escombros. Otras 100.000 se quedaron sin hogar, convirtiendo al Gran Incendio en una de las mayores tragedias urbanas de Estados Unidos.

A 150 años de aquel fatídico octubre de 1871, el Gran Incendio de Chicago permanece como una dolorosa cicatriz en la historia de la ciudad, que tuvo que reinventarse desde las cenizas para convertirse en la urbe moderna que es hoy.

Fuente: prensa.ec

Virtono

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *