Ecuador enfrenta retos económicos: FMI proyecta estancamiento para 2024

En medio de las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) que auguran un crecimiento nulo para Ecuador en 2024, el reconocido analista económico y ex ministro Diego Borja ha expresado su preocupación por las condiciones “perniciosas” impuestas en el acuerdo con el organismo multilateral. Según Borja, lejos de impulsar el desarrollo, estas medidas amenazan con agravar la crisis económica y social que enfrenta el país.

Fondo Monetario Internacional

El FMI ha diagnosticado que la economía ecuatoriana atraviesa una “anemia” profunda, proyectando un estancamiento para este año y un modesto crecimiento del 0,8% para 2025. Sin embargo, las recetas propuestas por el organismo internacional han sido ampliamente cuestionadas por Borja, quien advierte que podrían empeorar la situación de los sectores más vulnerables.

En una entrevista exclusiva con Prensa.ec, el analista señaló que el acuerdo firmado con el FMI, que contempla un desembolso de 4.000 millones de dólares durante cuatro años, está lejos de representar un alivio para la economía nacional. “De esos 4.000 millones, cerca de 2.800 millones se destinarán al repago de la propia deuda con el FMI y otros organismos multilaterales, por lo que prácticamente no quedará dinero para impulsar el crecimiento y generar empleo”, lamentó Borja.

Peor aún, el ex ministro advirtió que a cambio de estos recursos, el FMI ha impuesto una serie de condiciones “leoninas” que amenazan el bienestar de la mayoría de los ecuatorianos. Entre estas medidas se encuentran el aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA), el alza de los precios de los combustibles, la modificación del sistema de seguridad social y la reestructuración del sector energético, incluyendo a Petroecuador.

Fondo Monetario Internacional

“Si bien se habla de mantener los bonos de desarrollo humano y otras compensaciones directas, las políticas exigidas por el FMI apuntan a una contracción del gasto público y la inversión, lo que sin duda afectará a los sectores más vulnerables”, advirtió Borja.

Otro punto álgido del acuerdo es la supuesta eliminación de los “subsidios” a los combustibles, un tema que ha generado polémica debido a la forma en que se calculan estos supuestos subsidios. Borja explicó que el FMI compara los precios internos de los combustibles con los precios en Estados Unidos, sin tomar en cuenta factores como los costos de producción locales y las diferencias en los ingresos y el poder adquisitivo entre ambos países.

“Cuando se realiza un cálculo adecuado, considerando los costos de producción nacionales y los componentes importados, resulta que no existe un subsidio real. Sin embargo, el FMI insiste en esta narrativa engañosa para justificar el alza de los precios de los combustibles, lo que tendrá un impacto directo en el costo de vida de todos los ecuatorianos”, denunció el analista.

Ante este panorama, Borja instó al Gobierno a replantear su estrategia y negociar condiciones más favorables con el FMI, priorizando el bienestar de la población y el impulso a la producción nacional. “No se trata de rechazar de plano el financiamiento externo, pero sí de defender los intereses del país y no someternos a condiciones que profundicen la crisis económica y social”, concluyó.

Fuente: Portadas | prensa.ec

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.