Ecuador enfrenta la violencia con un nuevo estado de excepción en cinco provincias

Fuerzas Armadas y Policía Nacional intensifican operativos contra grupos armados”

Daniel Noboa, nuevo estado de excepción en cinco provincias

En un esfuerzo por frenar la ola de violencia que azota al país, el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, ha decretado un nuevo estado de excepción en cinco provincias costeras. Esta medida extraordinaria, que suspende la inviolabilidad de domicilio, busca fortalecer la lucha contra los grupos armados organizados que siembran el terror en estas regiones.

La noche del martes 30 de abril de 2024, el presidente Noboa firmó el Decreto Ejecutivo 250, que declara el estado de excepción en las provincias de El Oro, Guayas, Los Ríos, Manabí y Santa Elena. Esta decisión se enmarca en el contexto del “conflicto armado interno” declarado previamente por el gobierno, en un intento por frenar la creciente violencia relacionada con el crimen organizado.

El decreto, con una duración de 60 días, fundamenta la medida en “el incremento de hostilidades y la necesidad de ejecutar operaciones tácticas de combate contra los grupos armados organizados”. Esta declaratoria suspende el derecho a la inviolabilidad de domicilio en las provincias afectadas, permitiendo a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional realizar inspecciones, allanamientos y requisas en inmuebles donde se sospeche la presencia de delincuentes.

Daniel Noboa, nuevo estado de excepción en cinco provincias

La violencia en Ecuador ha alcanzado niveles alarmantes en los últimos meses, con un aumento significativo en el número de muertes violentas en nueve provincias durante el primer cuatrimestre de 2024, en comparación con el mismo período del año anterior. Hechos atroces, como masacres y el asesinato de tres alcaldes en menos de un mes, han sembrado el terror en la población y evidenciado la necesidad de medidas contundentes.

El gobierno de Noboa, respaldado por los resultados de la consulta popular del 21 de abril, cuenta ahora con herramientas legales reforzadas para que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional actúen de manera coordinada en el combate contra las bandas criminales. Sin embargo, esta situación también ha generado preocupaciones sobre el posible exceso en el uso de la fuerza militar.

Con el nuevo estado de excepción, las autoridades ecuatorianas buscan desarticular las estructuras criminales que operan en las provincias costeras, neutralizando sus amenazas y recuperando el control territorial. Sin embargo, esta lucha contra la delincuencia también deberá abordar las causas profundas de la violencia, como la pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades, para lograr una solución sostenible a largo plazo.

El decreto del estado de excepción en cinco provincias de Ecuador representa un paso más en la batalla contra el crimen organizado y la violencia que azota al país. Mientras las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional intensifican sus operativos, la sociedad ecuatoriana aguarda con expectativa los resultados de estas medidas extraordinarias, confiando en que se restaure la paz y la seguridad en las zonas afectadas.

Fuente: prensa.ec

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.