Crisis migratoria sin precedentes: 417.000 personas cruzaron la peligrosa selva del Darién en lo que va de 2023

La cifra de migrantes que transitan por la inhóspita jungla panameña rumbo a EEUU ya supera a la de todo 2022, convirtiéndose en la mayor crisis migratoria registrada en la zona fronteriza.

La selva del Darién, ubicada en la frontera entre Colombia y Panamá, se ha convertido en la principal ruta para miles de migrantes provenientes de Venezuela, Cuba, Haití y extracontinentales, como Nepal, Bangladesh, Somalia e India, que buscan llegar a Estados Unidos.

Según cifras de Migración Panamá, entre enero y septiembre de este año, al menos 417.000 personas cruzaron el peligroso Tapón del Darién, superando los 133.000 migrantes registrados en todo 2021 y los 221.000 del año pasado.

Esta abrumadora cifra convierte a la región en escenario de la mayor crisis migratoria en la historia reciente, desbordando la capacidad de las autoridades panameñas para atender a los miles de migrantes que arriban diariamente, muchos en condiciones infrahumanas.

Los riesgos que enfrentan los migrantes para cruzar la espesa selva del Darién, de 575.000 hectáreas, son múltiples: el inhóspito territorio, dominado por el crimen organizado, está plagado de animales salvajes, ríos torrentosos, clima extremo, falta de alimentos y agua potable.

Cada año, decenas de migrantes pierden la vida en el intento. Solo en lo que va de 2023, las autoridades panameñas han recuperado 29 cadáveres, pero se estima que la cifra real es mucho mayor, pues muchos desaparecen en la espesura de la jungla.

Para los miles que logran atravesarla, la travesía está lejos de terminar. Luego de caminar durante días en la jungla, los migrantes llegan exhaustos a pequeñas poblaciones fronterizas panameñas, donde no hay capacidad para atenderlos. Allí inician otro largo y peligroso recorrido a través de Centroamérica, con la esperanza de llegar finalmente a Estados Unidos.

La magnitud de esta crisis migratoria está poniendo al límite a las autoridades panameñas, que han solicitado ayuda internacional para atender a los miles de migrantes y reforzar el control en la compleja frontera con Colombia.

Mientras no haya soluciones integrales para atender las causas que generan estos flujos migratorios masivos, como la pobreza, la violencia y la falta de oportunidades en los países de origen, la selva del Darién seguirá siendo escenario de una tragedia humanitaria de grandes proporciones.

Fuente: prensa.ec

Virtono

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *