5 hallazgos científicos que respaldan el uso de audífonos en caso de disminución auditiva

La resistencia al uso de audífonos cuando hay disminución auditiva es recurrente en la población. Se estima que sólo el 17% de las personas que podrían beneficiarse de ellos realmente lo utilizan. El desconocimiento y la desinformación han arraigado esta mala práctica, provocando daños irreversibles en la audición de quienes necesitan utilizarlos.

5 hallazgos científicos que respaldan el uso de audífonos en caso de disminución auditiva

En abril de este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha centrado sus esfuerzos en promover el derecho a la salud desde diferentes frentes de acción, entre ellos una educación e información adecuadas.

Con el objetivo de sumarnos al objetivo global de la OMS para el Mes de la Salud, en GAES compartimos los hallazgos científicos más potentes sobre la importancia del uso de audífonos en personas con pérdida auditiva, así como otros motivos esenciales. Es fundamental concienciar a las personas sobre la importancia de utilizar estas soluciones, ya que además de mejorar la escucha, tienen un impacto en otros aspectos del cuerpo y la mente.

Esta negativa a utilizar audífonos es uno de los estigmas más arraigados en la sociedad. Sin embargo, su uso es necesario para mejorar la calidad de vida de quienes los necesitan. Al restaurar su capacidad de escucha mejoran sus relaciones sociales, aumentan el rendimiento laboral, mejoran su estado de ánimo, aumentan la autoestima, entre otros beneficios. Y está científicamente comprobado que los audífonos son un apoyo fundamental”, explica Jennifer Rivas terapista del lenguaje de GAES Ecuador.

La literatura científica demostró varios beneficios del uso de audífonos:

Reducen el riesgo de muerte:

  • Un estudio reciente del Centro Keck de Medicina de la USC concluyó que el uso de audífonos podría reducir el riesgo de muerte en quienes tienen dificultades para oír. “Descubrimos que los adultos con pérdida auditiva que usaban audífonos regularmente tenían un 24% menos de riesgo de mortalidad que aquellos que nunca los usaban”, explicó Janet Choi, una de las investigadoras en la publicación publicada en la revista especializada The Lancet Healthy Longevity.
  • Los hallazgos del estudio proporcionan evidencia de la relación entre el uso de audífonos y la mortalidad, basándose en información sólida. Se evaluaron casi 10,000 adultos (de 20 años o más) que participaron en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición entre 1999 y 2012 en los Estados Unidos y que completaron evaluaciones de audiometría y uso de audífonos. Los factores evaluados incluyeron: pérdida auditiva y uso de audífonos.

Previenen el deterioro cognitivo y la incidencia de demencia:

  • Un estudio realizado en Australia, con una muestra de 37.898 hombres con una edad media de 72 años, concluyó que las personas que tienen pérdida auditiva y no utilizan audífonos tienen un riesgo “significativamente mayor” de sufrir demencia. La investigación, ubicada en la región de Perth, extrajo sus resultados del seguimiento realizado a la citada muestra durante 25 años. Según el estudio, publicado en la revista ‘Maturitas’, el riesgo de demencia aumentaba un 69% en los hombres que referían dificultades auditivas en comparación con aquellos que tenían una audición normal.
  • Por otro lado, según el Libro Blanco sobre implantes cocleares en adultos y personas mayores, “Los resultados de algunos estudios han sugerido que la pérdida auditiva se asocia de forma independiente con un funcionamiento cognitivo más deficiente y con incidentes de demencia, posiblemente a través de los efectos de la pérdida auditiva o de una participación social reducida. La magnitud de esta asociación -pérdida auditiva (incapacidad total o parcial para oír sonidos en uno o ambos oídos) y deterioro cognitivo -es clínicamente significativa, ya que las personas con pérdida auditiva muestran una tasa acelerada de deterioro cognitivo del 30% al 40% y un 24% más de riesgo de deterioro cognitivo en comparación con personas con audición normal”.

Ayudan a tener un mejor equilibrio:

  • La disminución auditiva se asocia con problemas de equilibrio y envejecimiento del sistema cocleovestibular (daño al nervio auditivo). Esto, sumado a una pérdida de estímulos sonoros, provoca caídas y un aumento de la morbimortalidad en personas mayores de 65 años.

Reducen el aislamiento social:

  • Numerosos estudios también han demostrado que el aislamiento social es un predictor de mortalidad, enfermedades psiquiátricas y deterioro cognitivo y físico en las personas mayores. Este aislamiento, entre otras causas, se produce cuando existe una pérdida auditiva en las personas, lo que afecta a su autoestima con alteraciones cognitivas, emocionales, como vergüenza, enfado y alteraciones comportamentales, como el distanciamiento y el aislamiento social.

Ayudan a redescubrir sonidos ya olvidados:

  • Otra ventaja del uso de audífonos es que las personas con disminución auditiva pueden volver a escuchar sonidos que, con el tiempo, desaparecieron desapercibidos. Varios de estos sonidos son propios de la vida cotidiana, como el canto de los pájaros, la lluvia, entre otros que ayudan a generar sensaciones favorables a nivel emocional. Así, el uso de audífonos mejora la calidad de vida al crear una oportunidad para conectarse con el entorno que rodea a las personas.
  • Aunque existen muchos otros motivos para utilizar audífonos, mejorar la calidad de vida de quienes tienen dificultades auditivas es el eje transversal de todos ellos. Estas soluciones, gracias a los avances tecnológicos, nos permiten recuperar la capacidad de escuchar y por tanto la capacidad de comunicarnos de forma fluida, lo que a su vez ayuda a ejecutar una serie de actividades diarias y básicas para el desarrollo de las personas.

Fuente: Cristina Cacuango / TAKTIKEE

Virtono

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.