Independencia económica para reducir la violencia contra las mujeres

Actualmente la industria ecuatoriana busca combatir la violencia hacia las mujeres con la creación de políticas empresariales que, además de generar un ámbito laboral seguro, libre de violencia y discriminación, brinden a las mujeres la oportunidad de independizarse económicamente, obtener empleos y salarios dignos y/o sostener sus propios emprendimientos para salir de la situación de violencia en la que se encuentren.

AfiliaGo - BetWinner

Hellen Andersen Directora de RRHH de Corporación GPF – FEMSA asegura que, “Invertir en el empoderamiento económico de las mujeres contribuye directamente a la igualdad de género, erradicación de la pobreza y crecimiento económico del país. Las mujeres aportan de manera significativa a la economía en cualquier ámbito empresarial en el que se encuentren”.

Reciba las PORTADAS de los principales y más influyentes diarios del Ecuador y el mundo, en su dispositivo móvil, todos los días, desde muy temprano
Grupo WA Canal TG
www.prensa.ec

De acuerdo con cifras del estudio “Los costos-país de la violencia contra las mujeres en Ecuador”del Proyecto para la Prevención de la Violencia contra las Mujeres (PreViMujer) de la GIZ y la Universidad San Martín de Porres, la violencia contra las mujeres es el tipo de violencia que más costos ocasiona a la sociedad, totalizando a la economía global en unos 4,4 trillones de dólares al año; es el 5,2 % del PIB mundial y representa el 43% de los gastos por todo tipo de violencia. Mientras que en Ecuador la pérdida, en promedio, es de USD 4.608 millones, lo que representa el 4,28% del PIB.

El estudio también detalla que, en el último año, una mujer agredida gasta alrededor de cincuenta dólares para buscar asistencia médica y protección unas 4 a 6 veces a la semana. Asimismo, destina 31 horas para atender el último episodio de violencia que ha sufrido.

En este contexto Hellen Andersen, señala que las mujeres que viven en situaciones de vulnerabilidad o violencia necesitan de “autonomía financiera y a su vez acompañamiento psicológico”, y destaca que, “las mujeres que gozan de independencia económica a largo plazo tienden a verse menos expuestas a situaciones de violencia. Sin embargo, para promover mayor autonomía económica es necesario abordar las barreras que existen actualmente para acceder al mercado laboral y al emprendimiento”. Es por ello que, Corporación GPF – FEMSA en alianza con instituciones públicas y privadas promueve iniciativas para ayudar a mujeres con bajos recursos que se encuentran en situación de violencia o sobrevivieron a una.

Este año, la compañía reforzó su relación con el Patronato San José de Quito y gracias a la participación de colaboradores voluntariados, quienes, a través de talleres de diferentes temáticas, brindaron herramientas que permitan la empleabilidad de más de 20 mujeres en situación de vulnerabilidad.

Para Stephanie Mancheno – Coordinadora de Sostenibilidad de Corporación GPF – FEMSA, “las mujeres que sobreviven a cualquier tipo de maltrato basado en género, requieren apoyo de su entorno y de entidades competentes para mejorar su autoestima. Por ello, es necesario potenciar su inteligencia emocional para no caer en codependencia y contar con recursos económicos que le permitan empoderarse.”

Para Margarita, beneficiaria del Patronato San José (nombre protegido): “Ser parte de este programa me ha permitido liberarme de la violencia en la que vivía y callaba porque tenía miedo. El acompañamiento, las terapias y todas las herramientas que nos brindan me ayuda a cada día luchar por mis sueños, por mi hijo y a sentir que si puedo lograrlo”.

Por otro lado, como parte de su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Corporación GPF – FEMSA se une al “Día Mundial de la lucha contra la violencia hacia las mujeres” que se conmemora oficialmente cada 25 de noviembre desde 1999.

Continuamente, la Corporación promueve acciones integrales y proactivas en beneficio del cuidado de la salud y bienestar de sus colaboradoras, quienes representan el 70% de población femenina en toda su nómina y ocupan el 46% de cargos de liderazgo dentro de las operaciones de la compañía. Además, es la empresa con mayor contratación de mujeres en todo el país, fomentando acciones como la igualdad económica y manteniendo una alta transparencia sobre los rangos salariales que son publicados cada año en su Memoria de Sostenibilidad.

Igualmente, mantiene Políticas de Equidad de Género; Diversidad e Inclusión bajo los principios de no discriminación, integridad, respeto, empatía, equidad e igualdad de trato y oportunidades; permitiendo contar con equipos diversos y lograr los mejores resultados; el Código de Ética que aplica para todo el personal; así como la Política de Prevención del Acoso y Violencia. En 2016 la compañía firmó los principios para el Empoderamiento de las Mujeres, WEPs, por sus siglas en inglés y desde entonces, se comprometió a implementar los siete principios que permitirán empoderar y fortalecer las capacidades de las mujeres.

Para Corporación GPF – FEMSA, con más de 90 años velando por el cuidado de salud y el bienestar de los ecuatorianos, estas acciones reafirman su compromiso con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, en especial con el 5.2 para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado; y fortalecen su gestión por el bienestar de sus colaboradoras. Ante esto, seguirán ejecutando iniciativas que reduzcan la violencia hacia las mujeres y las ayude a vivir una vida digna en una sociedad con igualdad de oportunidades.

Fuente: Saylé Lemos – ASSISTEC

onestream

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *