EE.UU. Aprueba nuevas reformas a la ley de transporte marítimo.

Como una estrategia para enfrentar el incremento de la inflación que es la más alta de las últimas cuatro décadas, el presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden, promulgó la Ley de Reforma del Transporte Marítimo el 16 de junio del presente año, el primer cambio importante en las regulaciones federales relacionadas con la industria del transporte internacional de contenedores en dos décadas.

La página web gCaptain cita que el presidente norteamericano Joe Biden declaró que la “Ley impedirá que las compañías navieras se aprovechen de las familias, agricultores, ganaderos y empresas estadounidenses”, añadiendo que la misma reducirá al menos marginalmente la inflación. Además, manifestó que uno de los factores que afectan los precios fue este: nueve grandes compañías navieras se consolidaron en tres alianzas que controlan la gran mayoría, en su mayoría envíos al mundo, y cada uno de esos nueve es de propiedad extranjera; durante la pandemia, estos transportistas aumentaron sus precios hasta en un 1.000%”.

Reciba las PORTADAS de los principales y más influyentes diarios del Ecuador y el mundo, en su dispositivo móvil, todos los días, desde muy temprano
Grupo WA Canal TG
www.prensa.ec

Con esta reforma, se otorga a la Comisión Marítima Federal (FMC por sus siglas en inglés) regular ciertas prácticas de los transportistas marítimos mientras ayuda a promover el crecimiento y desarrollo de las exportaciones estadounidenses, “a través de un sistema marítimo que sea transparente, eficiente y justo”.

El portal mundomaritimo.cl destaca que el analista de la industria marítima, portuaria y logística, Jon Monroe destaca que la reforma aborda dos cuestiones importantes: a) una normativa para que las líneas navieras embarquen la carga de exportación y b) nuevas normativas para sobre costos de detención y demoraje. Las nuevas atribuciones otorgadas a la FMC son:

Acceso al espacio de la embarcación de las exportaciones: La Comisión promulgará reglas para definir lo que es razonable y lo que no es razonable en términos de acceso al espacio de la embarcación a través de reservas. Esto podría interpretarse como una atribución para definir el contrato de transporte.

Detención y demoraje: La Comisión definirá las prácticas de líneas navieras, operadores de terminales, expedidores e intermediarios de transporte oceánico (OTI’s) en cuanto a detención y demoraje. Esto incluirá cómo y cuándo se generan las facturas y su justificación.

Represalias: Una línea naviera o un OTI no podrán tomar represalias contra un expedidor, una OTI o un proveedor de transporte de carga negándole el acceso al espacio o de cualquier otra manera injusta. Se pueden promulgar reglas para definir las medidas de represalia aceptables. Sin embargo, la Reforma a la Ley de Transporte Marítimo no aborda directamente los elevados costos de envío que los importadores y exportadores estadounidenses se han quejado durante mucho tiempo que son el centro del problema, aunque los partidarios de la Ley predijeron que tendría un efecto general paralizante en los precios. Las navieras con sede en Europa y Asia controlan el 80% de la capacidad marítima mundial son inmunes a las leyes antimonopolio de EE.UU. Muchos legisladores promocionan esta ley como una medida clave que permitirá combatir a una de las mayores fuentes de inflación, aliviará la presión en la cadena de suministro y mejorará la actividad en los puertos del país, lo que reducirá los costos para los consumidores y las empresas estadounidenses. Por el contrario, hay exportadores que están convencidos que esta ley no resolverá drásticamente el problema de raíz que ha disparado las tarifas de envío durante la pandemia, el aumento de las importaciones de EE.UU. provocadas por la COVID-19 que han superado la capacidad de los puertos y la infraestructura de los EE.UU.

La situación actual es producto de la oferta y la demanda

Ante la promulgación de la Ley, el Consejo Mundial de Transporte Marítimo expresó que: “es comprensible que los reguladores hagan preguntas con las condiciones actuales del mercado. El transporte marítimo de línea es una industria vigilada muy de cerca, y los transportistas marítimos compiten activamente entre sí en el mercado global, incluso en las rutas de navegación más importantes para el comercio estadounidense. La FMC acaba de completar una investigación de dos años sobre la cadena de suministro marítimo internacional y descubrió que la competencia de los transportistas marítimos es “vigorosa” y que, si bien los precios del flete marítimo son altos, son “exacerbados por la pandemia, un aumento inesperado y sin precedentes en el gasto de los consumidores, particularmente en EE.UU. y la congestión de la cadena de suministro, y son producto de las fuerzas del mercado de la oferta y la demanda”.

También establece el Consejo Mundial que la competencia en el transporte marítimo internacional aumentó durante la pandemia, con la entrada al mercado de nuevos servicios de envío y la caída de la participación de las alianzas más grandes.

Las líneas navieras mundiales continúan con sus resultados positivos

Un reporte de Sea Intelligence destaca que las líneas navieras han continuado con los resultados de 2021, al registrar un beneficio operativo muy fuerte en el primer trimestre de 2022. El beneficio operativo combinado de las navieras mundiales de las que proporcionan información financiera fue de USD43.900 millones en el primer trimestre de 2022. Este beneficio no es solo superior al beneficio combinado del primer trimestre de los últimos doce años, sino que es superior al beneficio del primer trimestre del 2021, que en si mismo supuso una temporada con pico excepcional. Entre las navieras con mayores beneficios están: CMA CGM con USD7.640 millones, Maersk con USD7.070 millones, Cosco con USD6.260 millones y ONE Line con USD5.230 millones.

Fuente: A.E.B.E.

Leave a Reply

Your email address will not be published.