Trazabilidad, circularidad y cultura, la apuesta de AVON en sostenibilidad ambiental

En este día del Medio Ambiente y un año después del lanzamiento de la visión de sustentabilidad: “Compromiso con la vida”, en la que Avon estableció compromisos y acciones para enfrentar algunos de los problemas más urgentes del mundo como la crisis climática, la marca da a conocer las acciones que han ido desarrollando para lograr la meta propuesta para el 2030.

“Desde Avon entendemos el rol que tenemos en la industria y nuestro papel en la creación de estrategias con impacto real que nos ayuden a abordar los desafíos del cambio climático.  Por eso, estamos implementando esta estrategia que se convertirá eventualmente en parte de nuestra esencia con procesos totalmente sostenibles y amigables con el ambiente.”, expresó Claudia Restrepo, gerente de sustentabilidad para Avon.

Reciba las PORTADAS de los principales y más influyentes diarios del Ecuador y el mundo, en su dispositivo móvil, todos los días, desde muy temprano
Grupo WA Canal TG
www.prensa.ec

Tres de las grandes acciones que la marca está trabajando para iniciar esta visión han sido:

La trazabilidad para entender el ciclo de vida del producto  

La trazabilidad es el control del proceso de evolución de un producto en cada una de sus etapas. Este es más conocido en la industria de los alimentos por la importancia que tiene entender de dónde vienen los productos y si su calidad es óptima. De la misma forma pasa en la mayoría de las industrias, sin embargo, no muchas tienen claro el ciclo de vida de los artículos ni sus impactos ambientales, lo cual genera un desconocimiento que lleva a acciones que dañan el ecosistema.

Por este motivo, en Latinoamérica Avon está trabajando en la meta de disminuir la emisión de carbono, para esto, la trazabilidad es la acción más importante. Entender el origen del producto desde su materia prima ayuda a intervenir cada uno de los momentos de su creación y así medir el impacto y en consecuencia tomar mejores decisiones ambientales. En Ecuador ya están trabajando en conseguir certificados para el algodón, el alcohol y otras materias primas que en un futuro servirán para mejorar el impacto del producto desde su inicio.

Circularidad en todo momento

De acuerdo con datos de la organización “Alianza Basura Cero Ecuador”, de las 375 mil toneladas de residuos sólidos urbanos al año que produce Ecuador, solo recicla el 4%. Debido a este contexto las industrias se han enfocado en la importancia de crear alternativas empresariales que ayuden al reciclaje o a alargar la vida de un producto y así generar menos desechos.

Como parte de “Avon consciente” una línea pensada para generar cambios positivos en el planeta, disminuyendo la producción del plástico y reduciendo las emisiones de CO2. Se está pensando en nuevas tecnologías que ayudan a que los empaques sean fáciles de reciclar y, además, a sustituir un porcentaje de plástico de los envases con trigo, arroz o bambú que son materias primas renovables. En Ecuador, se ha avanzado con la implementación del PET-PCR que son plásticos reciclados a partir de residuos plásticos por consumo doméstico, industrial, comercial y agrícola, generando circularidad con los envases en algunas botellas de PET de cosméticos.

La sostenibilidad empieza en la cultura empresarial

Para hacer una estrategia de sostenibilidad ambiental empresarial es necesario que la cultura interna esté alineada con sus acciones. Por esto, se debe pasar de un modelo en el que se creen procesos aislados entre áreas, a generar acciones transversales a lo largo de la compañía para establecer mejores prácticas con el entorno.

Desde Avon tienen claro que la cultura empresarial es clave para el desarrollo de las iniciativas y, actualmente, están desarrollando procesos de sensibilización con los empleados y agregando, en cada área, variables de sostenibilidad en las métricas para que desde el inicio de los proyectos se generen acciones más amigables con el ambiente.

Fuente: Oscar Pineda – DAC

Leave a Reply

Your email address will not be published.