Epidemiología, pieza fundamental de la gerencia en salud

A raíz de la pandemia, la epidemiología ha cobrado un valor importante en el campo de la gestión sanitaria. Durante los dos últimos años, la administración de hospitales y centros de salud se ha transformado para ajustarse a la nueva realidad y gracias a los avances en esta área, se ha logrado determinar la frecuencia de las enfermedades, implementar métodos de prevención eficaces y definir modelos de atención.

onestream

María Estefanía Bautista, docente de la Maestría de Gerencias de Instituciones de Salud, de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) menciona que la epidemiología se ha convertido en una herramienta esencial para la toma de decisiones y la gerencia en salud. Según la catedrática, su aplicación en los diferentes sistemas de atención permite valorar diversos datos, parámetros y recopilar evidencia científica al analizar soluciones a problemas sanitarios.

Reciba las PORTADAS de los principales y más influyentes diarios del Ecuador y el mundo, en su dispositivo móvil, todos los días, desde muy temprano
Grupo WA Canal TG
www.prensa.ec

Con el covid-19, la gestión sanitaria evolucionó. Todas las unidades de salud tuvieron que adaptarse a condiciones nunca antes vistas, como las medidas de bioseguridad, los nuevos ritmos y herramientas de diagnóstico, cercos epidemiológicos, división de áreas y tratamientos experimentales, entre otros factores”, subraya la docente.

Con la epidemiología, llegó una nueva visión acerca de la gerencia en salud. Los directores hospitalarios dejaron de ser vistos como meros administradores de recursos económicos, que se encargan de la compra de equipos, medicinas y adecuación de infraestructura. Para Bautista, un gerente de servicios sanitarios desempeña un papel fundamental en la detección, contención y tratamiento de enfermedades.

En este sentido, la investigadora señala algunas ventajas que brinda la epidemiología para los sistemas de salud:

  1. Identificar falencias: la pandemia del covid-19 permitió que los administradores de salud puedan notar los errores y necesidades en temas de diagnóstico, atención y seguimiento a pacientes. De esta forma, se lograron implementar correcciones de manera oportuna para contrarrestar la letalidad del virus y sus secuelas.
  1. Realizar auditorías: un gerente en salud puede servirse de la epidemiología para realizar análisis y evaluar requerimientos, previo a la toma de decisiones. Conocer la situación epidemiológica, además, permitirá administrar los recursos en función de prevenir y no solo tratar padecimientos. Esta interpretación permite trabajar en la mejora constante de la atención a pacientes.
  2. Prevenir enfermedades: un sistema de salud que cuenta con un buen nivel de vigilancia epidemiológica, siempre estará mejor preparado para afrontar nuevas enfermedades y minimizar las posibilidades de riesgo. Tras la pandemia han surgido alertas por padecimientos como la viruela del mono y la hepatitis infantil que, gracias al conocimiento acumulado en estos dos últimos años han sido tratados sin que esto represente una amenaza para toda la población.
  1. Plantear soluciones locales: en muchas ocasiones, las decisiones que se toman a nivel sanitario están basadas en modelos de atención que no responden a la realidad ecuatoriana. A través de la vigilancia epidemiológica se puede determinar cuáles son las enfermedades de mayor prevalencia en el país, su nivel de propagación o contagio, y las medidas que se han tomado para tener un panorama más claro del contexto nacional. En los últimos tiempos, los hospitales se han convertido en verdaderos centros de producción de conocimiento, por lo que las soluciones deben surgir de la evidencia, la experiencia y el análisis.

Fuente: Brayan Chaparro – MC Comunicaciones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *