Un proyecto audiovisual de la UTPL busca educar y mostrar el valor que tienen los páramos, un ecosistema único para la vida, la economía, la cultura y la lucha contra el cambio climático en Ecuador 

Los páramos son ecosistemas que en América del Sur están repartidos entre Ecuador, Colombia, Perú, Venezuela y Costa Rica. Se ubican entre el límite superior de los bosques andinos y el límite inferior de las nieves perpetuas. 

Para entender el valor que tienen estos ecosistemas únicos en el mundo, un equipo de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) realizó la serie documental ‘Páramos, dónde nace la vida’, que consta de seis capítulos, cada uno con una duración de diez a doce minutos, cuyo objetivo es realizar un trabajo pedagógico sobre la importancia de estas zonas estratégicas, y mostrar el lugar donde ‘nace’ el agua dulce que beben millones de personas y sostiene gran parte de las actividades productivas del país. 

El trabajo audiovisual se grabó en resolución de video 4K y estará disponible para el público en calidad Full HD. Su estreno será el 19 de enero de 2022, a través de las cuentas institucionales de la UTPL en el canal de YouTube y Facebook, como una alternativa gratuita que busca llegar a niños, jóvenes, adultos y medios aliados. 

Javier Vázquez Fernández, gestor de Divulgación Científica de la UTPL y director del documental, explica que el objetivo es lograr que este trabajo, en el que se contó con la participación de 17 investigadores de diferentes áreas, se explique en lenguaje sencillo todos los beneficios de estos lugares naturales, para que la población comprenda que este ecosistema tiene una importancia fundamental para la vida, ya que es el hogar de especies únicas para la ciencia y es el reservorio estratégico de agua por su capacidad de almacenamiento hídrico y además es un potente captador de gases de efecto invernadero. 

En cada capítulo de la serie los espectadores pueden adentrarse en un tema diferente, abordado de forma interdisciplinaria, recorreremos desde los inicios de la cordillera andina hasta la etapa actual donde los páramos sirven como eje narrativo para abordar temas como biodiversidad, cambio climático, recursos hídricos, entre algunos otros. 

El primer capítulo aborda el origen de los páramos, en el cual nos remontaremos 120 millones de años atrás cuando empiezan a levantarse los Andes y cómo lo que hoy conocemos como ecosistema de páramo es fruto de una evolución de miles de años. 

El segundo capítulo se aprenderá sobre qué son los páramos. Hay distintos tipos de páramos y son determinados por aspectos climáticos, orográficos (relieve) y litológicos (propiedades físicas y químicas de las rocas). Hay páramos herbáceos, de almohadillas o arbustivos, entre otros. Estos últimos son característicos de la zona sur del Ecuador, en cambio, en el norte están los páramos de frailejones, todos ellos dan cuenta de cómo la vida se abre paso en uno de los ambientes más extremos del planeta. 

En la tercera parte, se expondrá la rica diversidad biológica que habita en los páramos. Especies únicas de anfibios, mamíferos y aves. El oso de anteojos, el cóndor, el tapir, el puma o el colibrí Estrella Garganta Azul son algunas de las especies que utilizan el páramo como espacio de vida y/o lugar de paso hacia otros ecosistemas. Todos ellos “grandes señores” de estos territorios. 

En el cuarto capítulo se evidenciará la importancia de este ecosistema frente al cambio climático. La intervención en estos espacios significa la liberación de grandes cantidades de carbono a la atmósfera que acelerarían el proceso de cambio climático. 

El agua, como elemento vinculado al desarrollo humano, es el eje del quinto capítulo, donde conoceremos las características físico-químicas que hacen del agua un elemento vital para la vida y que está ligado al desarrollo urbanístico, productivo y social. 

¿Qué pasa cuando no hay páramos? La respuesta a esta incógnita se resuelve en el sexto capítulo, gracias a una investigación que aterriza en las costumbres de los Paltas, un pueblo preincaico que habitó la zona de Catacocha (Loja) y que tuvo que aprender a “sembrar y cosechar agua” con un sofisticado sistema que permitía infiltrar el agua de lluvia para poder utilizarla posteriormente en la conocida huerta lojana. 

Fuente: Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *