#ECUADOR, Manta.- La generación de fuentes de empleo derivadas de las actividades portuarias en Manta ha permitido por años la consolidación de la economía manabita. Se estima que alrededor de 15.000 personas que brindan servicios al sector pesquero lo hacen en las instalaciones del Terminal Pesquero y de Cabotaje del puerto de la Manta.

Lo más sobresaliente es que quienes ejercen las actividades operativas y técnicas en el Terminal Pesquero son hombres y mujeres manabitas, quienes mediante su trabajo generan la dinámica portuaria apegada a una infraestructura que permite la operatividad y seguridad de las embarcaciones pesqueras y su tripulación.

Mariano Loor, es propietario de una wincha y desde hace 30 años presta sus servicios desde muy temprano en el Terminal Pesquero. Con su wincha levanta y desplaza desde los barcos hasta el muelle marginal grandes cargas. “No me hallaría fuera del puerto, porque en estos 30 años me he acostumbrado a trabajar cada día, cuando no tengo nada que hacer prefiero darme una vuelta por aquí el muelle, ya que todos los días hay trabajo; esta es mi segunda casa”, señaló Loor.

El buceo, es otra de las ocupaciones que se hacen en el Terminal Pesquero y de Cabotaje. Neyrón Montanero, buzo profesional inspecciona y da mantenimiento a las embarcaciones desde hace 25 años. Aseguró que llegó desde Santa Ana a Manta y de sus amigos aprendió de este trabajo, con sus ingresos mantiene a su familia. “Que sería de nosotros sino existiera este puerto, exclamó Montanero.

Así también hay quienes han comenzado como tripulantes de embarcaciones y con el paso del tiempo han ido ascendiendo por la experiencia ganada. Este es el caso de Freddy Pilligua, oriundo de San Mateo. “Salimos a pescar entre 20 a 30 días, todo depende de que los tiempos estén buenos para la pesca; yo soy capitán costanero y dirijo a los compañeros donde están las manchas de las especies para lanzar las redes”, sostuvo don Pilligua.

En un recorrido por el Terminal Pesquero y Cabotaje del puerto de Manta, se puede encontrar a los encargados de dar el avituallamiento a las embarcaciones, proveedores de combustible y transportistas. Desde el pasado 29 de julio que inició el primer periodo de veda de captura de atún, la flota de barcos atuneros se somete a mantenimiento. Allí trabajan soldadores, técnicos en refrigeración, electricistas, pintores, gasfiteros, etc.

Son muchos los obreros, técnicos y profesionales que aprovechan los periodos de vedas de atún para brindar sus servicios a las embarcaciones y generar ganancias para el sustento de su familia.

En el Terminal Pesquero, nacen oficios, tareas y actividades portuarias que no son tan visibles pero que contribuyen al engranaje de una ciudad puerto generadora de trabajo y riqueza.

Fuente: Dirección de Comunicación Social

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *