Los impactos que la humanidad ha evidenciado producto de la pandemia, generada por el SaRS CoV2, son innumerables y requieren ser tratados por los países de manera multisectorial y con especial énfasis en la generación de la política pública que sirva para reducir las brechas estructurales que, actualmente coadyuvan en problemáticas colectares de estos 16 meses que hemos tenido que convivir con la COVID-19

Todos los esfuerzos que se hagan para controlar la pandemia, son importantes y plausibles. El Gobierno del presidente Guillermo Lasso, al asumir su mandato anunció el inicio del proceso de vacunación que tiene como meta el vacunar a 9 millones de personas en 100 días. Sin lugar a dudas un gran hito político que se ha establecido desde un discurso conciliador bajo dos grandes paraguas: La Gobernabilidad y la Reactivación Económica, que hasta el momento tiene el respaldo de varios sectores empresariales y sociales.

En este contexto, aparece un gran desafío, que es determinante en la gestión de la pandemia, el comportamiento social; elemento del cual depende directamente el éxito del hito político y que se configura a partir de realidades complejas y de torrentes de desinformación que construyen algunos discursos y ocultan algunos condicionantes que se generan por la gestión misma de la pandemia, como, por ejemplo: incrementar la capacidad de diagnóstico, fortalecer las capacidades

operativas de las unidades de salud, potencializar la vigilancia epidemiológica,

programas de promoción y prevención de salud que incluyan el apoyo psicoemocional para la población y los profesionales de primera línea y todo esto en una crisis económica anunciada por el mismo Gobierno. La pandemia no da tregua y cada nueva variante representa un gran reto para el Gobierno Nacional, los Gobiernos Locales y en especial del sistema sanitario del país. Es determinante entonces establecer una política pública que ataque los factores estructurales antes mencionados para tener un sistema público de salud más robusto, una reactivación económica más sostenible y la garantía de nuestros derechos individuales y colectivos. Sólo bajo estas premisas seguro que “Juntos lo Logramos”

Fuente: Cristoffer Velasco P

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *