Santo Domingo, Santo Domingo de los Tsáchilas.-  Un contacto más directo con la naturaleza y su conservación son algunas de las experiencias que se viven al ingresar al Jardín Botánico Padre Julio Marrero, ubicado en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas. 

Creado en 1999, este centro de conservación para la diversidad vegetal de la región biogeográfica del Chocó trabaja en dos áreas: la primera está relacionada con la colección de plantas en áreas temáticas de exhibición, y la segunda en la regeneración de áreas del bosque secundario, que están distribuidas a lo largo de 17 hectáreas de terreno.

La zona de exhibición de palmeras cuenta con especies de gran interés etnobotánico como: Iriartea deltoidea (pambíl), Oenocarpus bataua (tagua) y Socratea exorrhiza (palma patona), o Wettinia quinaria (bísola).

En el lugar también existe la Avenida de las Palmas, integrada por 160 especies de la familia de Arecaceae, recogidas de las diferentes zonas del país. Entre las colecciones botánicas de interés destaca la que está compuesta por palmas, maderables, zingiberales, suculentas y bambúes.

Llegar al lugar ya es toda una aventura. Se respira aire puro, el aroma a naturaleza invade todo el sector, con un clima agradable, que genera la región del Chocó biogeográfico, constituye un regalo de la naturaleza para Ecuador.

En realidad, este bello lugar, más parecido al paraíso, es un jardín botánico de conservación para la diversidad vegetal, es ideal para investigadores, estudiantes y quienes disfrutan de la aventura y la naturaleza.

Fuente: Ministerio de Turismo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *