Imbabura.- Gracias a la Prefectura de Imbabura, Peñaherrera , parroquia ubicada en la zona de Intag, cantón Cotacachi, cuenta con una vialidad mejorada. Esto sin duda es un privilegio para los pobladores, pues con ello pueden trasladarse a las ciudades cercanas para cumplir sus actividades, principalmente, las de comercio.

En los últimos años, el prefecto Pablo Jurado puso en marcha una estrategia de trabajo planificado y participativo para llevar a cabo esta acción.  Junto al Gobierno Parroquial y los líderes de las comunidades se dio prioridad a las obras consideradas de gran importancia y en ese orden se estructuraron los planes de inversión. 

El presidente del Gobierno Parroquial, Antonio Obando, explica, con gran satisfacción que entre las obras ejecutadas entre el 2020 y el 2021 está el mantenimiento rutinario de los caminos que conducen a las tierras productivas. En total, dice, se ha logrado mejorar cerca de 30 kilómetros de longitud, como parte de una primera etapa. “Nos aprestamos a continuar con esta tarea para dar mayor cobertura en esta localidad”.

La autoridad parroquial recalca que los trabajos no se han detenido pese a las dificultades que ha debido soportar la provincia, el país y el mundo, debido a la pandemia del coronavirus y las limitaciones económicas que esto produjo. “La labor se cumplido a cabalidad y por eso estamos agradecidos con el prefecto Pablo Jurado”.

En Peñaherrera también se programó la construcción de cunetas en los tramos viales principales. Esto en el afán de garantizar que exista un adecuado sistema de drenaje y que los pasos no se destruyan. Así se garantiza que el tránsito se desarrolle sin dificultades y que exista garantías para el ingreso de vehículos que, generalmente, arriban para recoger los productos que salen de los terrenos y llevarlos a los mercados de Ibarra, Otavalo y Pichincha. 

A parte de las obras viales, la Prefectura destinó fondos para que se encamine el Proyecto Agropecuario en la Unidad Educativa “José Peralta”. Con este apoyo, se implementaron invernaderos, se mejoraron los corrales para la crianza de cerdos, se compró una ordeñadora y otras herramientas de labranza.  Con ello, la comunidad educativa pone en práctica sus conocimientos y se involucra en los procesos productivos que generan recursos económicos. 

PIE DE FOTO: El mantenimiento rutinario de los caminos es importante en esta zona para el desarrollo de las actividades productivas.

Fuente: Javier Torres – PREFECTURA DE IMBABURA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *